Nivel Inicial
Con valores como amor, respeto y compromiso sostenemos la tarea día a día.

Buscamos que la comunicación sea fluida y atenta a poder intercambiar, escuchar y crecer juntos. Sabemos que no hay una sola mirada y que es necesario encontrarnos en un dialogo sincero y superador. Enriquecido con la fibra íntima de la entrega profesional y la convicción profunda del amor a la niñez.

Los invitamos a ser parte de una gran familia que es el Instituto Evangélico Americano. Sustentado desde sus raíces en la fe en Dios y en un camino de Esperanza y paz.

Adelante, están todos invitados a ser parte.

La Gente del Jardín
La atención temprana, adecuada y pertinente de la franja de los 45 días a los 5 años inclusive, reviste fundamental importancia en la educación.

En esta primera fase de la vida, que dentro del sistema educativo esta bajo la responsabilidad de la Educación Inicial, en sus dos niveles: Maternal e Infantes. Es en esta linea del tiempo de la vida escolar y personal del ser humano, se entrelaza la conformación del aparato psíquico, construcción del esquema corporal y de la noción de peligro entre otros.

Consideramos entonces que desde la toma de conciencia conjunta podrían propiciarse la construcción de significados. Es esta la piedra de toque en la Educación Inicial, justamente para focalizar el problema que nos convoca y provoca con el propósito de mediarlo / transformarlo. Nos abrimos desde el “darse cuenta” en un diálogo vivo, con escuchas protagonistas, con el uso de la propia voz, acerca de una realidad/es singular, en la universalidad no exenta de conflicto y contradicciones. Es aquí, donde alentamos la idea de trabajar para posicionar desde una mirada comprometida y superadora que nos anime en la búsqueda.

Meta: Buscar caminos que nos permitan encontrar mejores vínculos para la convivencia.
Tirando del hilo en un tiempo de juegos y jugando, enseñando y aprendiendo. En el siglo XXI con la decisión y el deseo de comunicar quienes somos y desde que mirada generamos “oportunidad” para una infancia con presencia social. El aceleramiento agitado… la escasez de escucha activa nos atraviesan, sin embargo asumimos el compromiso de la búsqueda permanente, de mano de la creatividad.

El compromiso de reinventarnos como formadores aprendices, que se mueven abriendo senderos… data desde la fundación de nuestra Institución, en 1920.

Gente con visión para una institución no sólo proyectada sino vivida.

Este espacio que da cuenta de tradiciones, valores, respeto ecuménico y valoración por las personas, entre tantos otros pilares, que lo distingue, deja sus huellas en cada niño y niña del jardín.

Comienza abriendo un jardín que es el primer tramo para propiciar una escuela primaria y secundaria con sentido e intencionalidad enlazada a lo largo del tiempo.

Cambios, transformaciones de los diversos modos de hacer el mundo, en nuestro foco pedagógico hablan de energizar la propia esencia.

La complejidad, que es a nuestro entender riqueza desde un abordaje desde las diferencias, validando y habilitando, es el lenguaje compartido.

La ambigüedad como aprobación a lo múltiple e intencionalmente provocar y respetar el desarrollo del potencial humano.

Pablo Picasso, decía que todo niño es un artista, y el problema es cómo permanecemos o cómo continuamos siendo artistas una vez que crecemos.

Una infancia que se plasma en la convivencia, las relaciones sociales, culturales, los valores, la confianza, los vínculos, el humor, la empatía, la curiosidad, el arte… ampliando el horizonte. Es guía y señalamiento.

En esta perspectiva de la Educación Inicial, cada día es valorado y recibido con la bendición de ser parte y arte. De agradecer ser los autores y la obra misma. Ellos los chicos son nuestro gran motivo.

Tempranito despuntamos con una PRE-HORA: que es despertar, despabilar, jugar. Período de inmensa heterogeneidad, de lenguajes expresivos y contención, algunas galletitas y la sonrisa de encontrarnos.

Para que se sienta distendido hizo falta un PERIODO INICIAL, ávido de ser un nosotros.
Donde la plasticidad, la flexibilidad permitieron nacer y hacer crecer la confianza, la colaboración imprescindible de la familia, que nos eligió fuertemente por una historia respetuosa del ser humano. Y se involucra junto al jardín para hacerlo cierto.

Un abanico de muestras interactivas, son enlaces itinerantes de toma de conciencia. Mencionar algunos proyectos como el de MIL GRULLAS POR LA PAZ, sumándonos a la acción de construirla en lo cotidiano y a nivel mundial.

MOSTRARTE un poco de ser artistas como lo decía Picasso… y nos atrevemos a hacer posible lo imposible. FERIA DEL RECICLADO, donde la imaginación y la creatividad van de la mano con el cuidado del planeta, rescatando nuestro hábitat, nuestra casa, aún es tiempo… y nos comprometemos a ser adultos transformadores.

LA ESCUCHA, un hecho que nos hizo recorrer el país con lo que sucedió en una sala del jardín, compartiéndolo con tantos otros.

Un despliegue de espacios pedagógicos significativos en cada momento de las salas.

A conocer otros lenguajes, como la INFORMÁTICA, que sea herramienta. A la exploración de otra lengua como INGLÉS, mientras fortalecemos la lengua materna.

A propiciar EL JUEGO, como intrínseco a la VIDA, plena y contagiosa, la estrategia pedagógica eje, expandiendo el ideario que nos anima.

A cuidad y potenciar el cuerpo, el alma y el espíritu en OLIMPÍADAS que son la antorcha del fuego que nos representa.

CAMPAMENTOS: palpando un “nosotros de corazones abiertos” como cierre de un tiempo de infancia, donde la sabiduría está también en una merienda compartida de mesas redondas y de rondas.

Una construcción en principios donde las EFEMÉRIDES, son también cosa de chicos, y lo social una responsabilidad de docentes diseñadores. Aquí se perfilan y vivencian VALORES, que distinguen a los ciudadanos del mundo.

Y nace en el jardín el PADRINAZGO, mano en el hombro del ahijado, para apoyar en el camino. Sin olvidar a los que nos precedieron, intentamos memoria e inteligencia, y lo hacemos carne en la FIESTA DE LOS ABUELOS.

Innumerables son las propuestas que nutren pasión personal y profesional, pero lo trascendente, en este movimiento espiralado es nuestro valioso sostén: LA FE, de los que tienen ESPERANZA, y no dudan que DIOS los lleva en su palma.